Deducibilidad de las comidas de negocios

comidas de negocio

Deducibilidad de las comidas de negocios

Hoy desde DNP Asesores, su asesoría fiscal en Sevilla y Carmona, vamos a hablar sobre la deducibilidad de las comidas de negocios, ya que cada vez son más frecuentes las reuniones con clientes o proveedores fuera de las salas de juntas, en desayunos, brunch o comidas lo que las hace más distendidas.

Afrontaremos el tema desde el punto de vista del Impuesto de sociedades y desde el IVA.

DE CARA AL IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES

Según el artículo 15 de la (LIS) Ley 27/2014 de 27 noviembre, en su apartado e, no tendrán la consideración de gastos fiscalmente deducibles los donativos y liberalidades, salvo los gastos por atenciones a clientes o proveedores, ni los que con arreglo a los usos y costumbres se efectúen con respecto al personal de la empresa ni los realizados para promocionar, directa o indirectamente, la venta de bienes y prestación de servicios, ni los que se hallen correlacionados con los ingresos.

Esto significa que la empresa puede deducirse las comidas de negocios que tengan lugar con clientes y proveedores, siempre que estén directamente relacionadas con la actividad y los negocios de la empresa, y el establecimiento donde se realice dicho encuentro emita la factura correspondiente incluyendo los datos fiscales de la sociedad.

En este caso no se exige la reiteración o costumbre de las mismas como en las comidas que se efectúen con el personal de la empresa, sin embargo, se limita este gasto al 1% del importe de la cifra de negocio de la empresa en el ejercicio económico. Más allá de esta cifra, dicho gasto sí sería considerado como liberalidad y no sería deducible.

comidas de negocio

DE CARA AL IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO (IVA)

Con respecto al IVA, el artículo 96 del LIVA establece que no podrán ser objeto de deducción, en ninguna proporción, las cuotas soportadas por bienes o servicios destinados a atenciones a clientes, asalariados o a terceras personas, sin embargo el apartado 6.º  nos dice que los servicios de desplazamiento o viajes, hostelería y restauración, siempre que el importe de los mismos tuviera la consideración de gasto fiscalmente deducible a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o del Impuesto sobre Sociedades, se consideran deducibles.

Las comidas con clientes o proveedores reúnen estas dos caras, por lo que para que sean admitidas como gastos deducibles de las cuotas del IVA deben obedecer a relaciones públicas, y ser utilizadas con mesura, para poderlas justificar en posibles inspecciones, ya que es un gasto controvertido.

Lo ideal es siempre que se realice una comida de negocios dejar constancia en la factura del motivo por el cual se ha llevado a cabo la misma, los comensales participantes y siempre que sea posible realizarla entre semana, ya que cuando estos gastos se efectúan en fin de semana su aceptación por parte de la Administración tributaria puede ser muy complicada.

Con estos consejos podremos reunirnos con nuestros proveedores o clientes en un ambiente menos serio y más neutral, permitiéndonos consolidar nuevos proyectos empresariales y afianzar los lazos comerciales, deduciéndonos los gastos que conllevan este tipo de encuentros de negocios.

No Comments

Post A Comment

  Acepto la política de privacidad