Financiación: empresas y sociedades

financiación empresas

Financiación: empresas y sociedades

¡Buenas a todos! Hoy, desde DNP Asesores, especialistas en asesoría y consultoría, os hablaremos sobre un tema que os va a resultar muy necesario, la financiación de empresas y sociedades.

En la actual coyuntura económica, debilitada por la crisis del Covid-19, muchas sociedades necesitan de una financiación urgente y el primer sitio al que suelen acudir son los bancos. Estas entidades suelen pedir un aval o garantía (los socios de la entidad, de forma habitual) para asegurar su inversión en caso de que haya cualquier contratiempo. La responsabilidad futura que esta acción supone para el posible avalista hace conveniente que siga una serie de pautas para limitar dicha responsabilidad.

En principio, un socio de una Sociedad Anónima o Limitada solo arriesga el capital invertido, de modo que su patrimonio individual no queda expuesto si la inversión no diera los resultados esperados. Pero, en algunos casos, como el tratado en este post, dicho patrimonio personal si puede verse afectado cuando un socio avala personalmente la operación de financiación.

financiación empresas

Recomendaciones de financiación de empresas y sociedades

Un primer consejo es la canalización de las necesidades de financiación a través de operaciones avaladas por el Estado o por una Sociedad de Garantía Reciproca (SGR).

  • Hace relativamente poco tiempo, el Estado aprobó una línea de financiación, a causa del Covid-19, de hasta un 80% del importe de la operación (en caso de las pymes). De esta forma, los bancos sólo podrían pedir el aval de los socios de la empresa por el 20% restante.
  • Otra opción es solicitar un aval a una sociedad de garantía reciproca o SGR. Este tipo de entidades son organizaciones financieras sin ánimo de lucro que prestan avales a las empresas para que puedan acceder a una financiación (puedes visitar el portal de Cesgar). Cabe destacar que el aval de la SGR puede cubrir hasta un 100% de la financiación que necesites aunque, de forma frecuente, suele dar una cobertura del 50%.

Garantía limitada

Es habitual que los bancos intenten condicionar la concesión de la financiación a que los socios se presten a este aval personal, por eso, debe intentar negociar su ausencia o que el avalista responda con su patrimonio personal solo a una parte de la financiación o hasta un límite de deuda.

Para apoyar todo esto, presente documentos que demuestren la capacidad de devolución de la financiación por parte de su empresa, en los que se incluyan datos y números específicos sobre su actividad. Que su balance esté saneado, que su empresa haya obtenido beneficios en ejercicios anteriores o que no haya tenido ninguna incidencia en operaciones similares anteriores serían argumentos suficientes para evitar este aval personal.

En caso de que no tenga más remedio que avalar personalmente la financiación, debe tener en cuenta dos cuestiones muy importantes:

  • La primera es la de avalar el importe con un bien concreto. De esta forma, si la empresa no puede devolver la financiación, solo responderá ese bien específico y no todo su patrimonio.
  • La segunda cuestión es la participación. Intente financiar el crédito de forma mancomunada si la empresa contara con varios socios, de esta forma se repartiría la responsabilidad.

¡Esperamos que os haya gustado! Y recordad que si os surge cualquier dudad o consulta, puede contactar con nosotros en cualquier momento.

En DNP Asesores, especialistas en consultoría y asesoría, te ayudaremos en todo lo que necesites.

No Comments

Post A Comment

  Acepto la política de privacidad