Locales en rentabilidad – Inversión inmobiliaria

Invertir en un local arrendado

Locales en rentabilidad – Inversión inmobiliaria

¡Buenos días!  Desde DNP, asesoría en Carmona, Sevilla y Sanlúcar de Barrameda, te traemos un tema muy interesante sobre los locales en rentabilidad del que puedes sacar partido si te informas adecuadamente.

Dicho esto, vayamos por pasos, ¡esperemos que te sea útil!

¿Qué son los Locales en rentabilidad?

Un local en rentabilidad es un local ya arrendado que puede ofrecer una rentabilidad de entre el 4% y el 7%. Muchos inversores se plantean adquirir uno debido a los bajos intereses por los depósitos a plazos que ofrecen los bancos. ¿Cómo puedes calcular la rentabilidad de estos locales? Muy sencillo, dividiendo la renta anual que paga el arrendatario por el precio del inmueble. Pongamos un ejemplo: Si encuentras un local en el que el arrendatario pague 3000 euros al mes (renta anual de 36000 euros) y el precio de venta es de 675000 euros (gastos incluidos), la rentabilidad del local será del 5,33%

Sin embargo, debido a que en estas situaciones el inversor adquiere el local junto con el arrendamiento existente ( Hay ocasiones en las que es posible que el precio de venta sea superior por la existencia de éste ), debes verificar en el contrato de arrendamiento que realmente se trata de un buen activo, por lo que te recomendamos que si tú tienes en mente una inversión de este tipo, observa primero que cuestiones debes revisar.

¿Qué aspectos debo revisar antes de invertir en locales en rentabilidad?

Aspectos a revisar antes de comprar locales en rentabilidad

Especialmente tres aspectos fundamentales: La cláusula de renta, la de duración y la de cesión.

Cláusula de renta

Aquí debes revisar los siguientes aspectos: la renta que paga el arrendatario, su posible actualización futura, los gastos a cargo del inquilino y el historial de pagos de éste.

Seguramente te interese que el contrato te permita prever una actualización futura de la renta a precios de mercado (siempre y cuando que en el contrato se prevea que en ninguna situación la renta obtenida de la actualización será menor a la que esté pagando el inquilino) o cobrar una renta superior en las siguientes anualidades.

Además, te interesará que los gastos de conservación del local, el seguro del inmueble y el IBI vayan a cargo del inquilino para así conseguir la rentabilidad prevista neta de gastos.

Solicita siempre al vendedor que te acredite el historial de pagos del inquilino, para constatar que no ha habido incidencias.

Cláusula de duración

Asegúrate de comprobar cuándo finaliza el contrato y si se prevé o no un plazo de obligado cumplimiento para el arrendatario.

Acuérdate de que muchos contratos de arrendamiento de local establecen un plazo inicial de obligado cumplimiento, tras el cual se permite al arrendatario renunciar al contrato en cualquier momento. Si esa es tu situación, te arriesgas a perder en cualquier instante la rentabilidad prevista. Para evitarlo, deberás valorar (características y ubicación del local y la situación del mercado inmobiliario) las opciones que tendrías de alquilar de nuevo el local rápidamente en condiciones similares a las presentes en caso de que marchase el arrendatario actual.

Cláusula de cesión

Ojo con ésta cláusula. Deberás tener en cuenta lo siguiente:

A ti le conviene que el arrendatario no pueda traspasar el contrato libremente a un tercero, sin tu autorización previa. De esta forma, podrás “elegir” a un posible nuevo arrendatario, y condicionar su autorización a obtener alguna contraprestación que te convenga (por ejemplo, una participación en el precio o “traspaso” que pague el nuevo arrendatario).

Esperamos que te haya sido de ayuda este artículo. Si tienes alguna dudad sobre el tema, siempre puedes ponerte en contacto con nosotros. A continuación, te dejamos aquí otro artículo donde podrá encontrar información a cerca de Poder notarial

¡Que tengas un buen día!

No Comments

Post A Comment

  Acepto la política de privacidad