Régimen general del iva o REAGP: ¿qué le beneficia?

Régimen general del iva o REAGP: ¿qué le beneficia?

Hoy en DNP Asesores, tu asesoría en Sevilla, Carmona y Sanlúcar, conoceremos en qué consiste la REAGP y si le beneficia acogerse a dicho régimen o al régimen general del IVA. ¡Continúa leyéndonos!

¿Qué es el REAGP?

El REAGP es el Régimen Especial de la Agricultura, Ganadería y Pesca donde los empresarios no necesitan liquidar el IVA por aquellas ventas de productos naturales que se han obtenido de las explotaciones y en las entregas de bienes de inversión, siempre y cuando no sean inmuebles. Se excluyen, las adquisiciones intracomunitarias de bienes, las importaciones de bienes y, por último, las operaciones en las que se produzca la inversión del sujeto pasivo.

¿Cómo funciona?

Según el (IVA, art. 129 y 130), aquellos empresarios que se acojan a la REAGP no necesitan liquidar el IVA ni tienen que presentar los modelos 303 y 390 en sus declaraciones, con la excepción de que sí tienen que soportar el IVA por sus compras.

¿Qué compensación se recibe?

El empresario, a la hora de tributar, el IVA no le puede suponer un coste mayor, por lo que tiene derecho a recibir una “ayuda” o compensación económica por las ventas que realice. Los porcentajes de compensación son:

  • El 12% en actividades agrícolas y forestales.
  • El 10,5% en actividades ganaderas y pesqueras.

En las declaraciones periódicas de IVA, los empresarios que compren productos a aquellas personas físicas o jurídicas que se acogen al REAGP, tienen la posibilidad de añadir el importe de la ayuda.

Veamos un pequeño ejemplo: Un empresario que sea propietario de una explotación agrícola tiene unos gastos anuales por compras de bienes y servicios por un importe de 80.000 euros, además de unos gastos salariales de 60.000 euros. ¿Cuál es su margen respecto a sus ventas anuales, dependiendo si se aplica el régimen especial de IVA o el régimen general?

REAGP

Como se puede ver en el ejemplo, los empresarios que se apliquen el REAGP obtendrán mayores beneficios puesto que la compensación por IVA del 12% es superior al IVA soportado por la actividad. Si aumentan las ventas, más favorable será acogerse a dicho régimen.

Casos especiales.

A pesar de los beneficios de este régimen, en ocasiones de dan casos especiales donde el IVA soportado exceda la compensación percibida por los clientes. Por ejemplo, en los siguientes casos:

  • Si se acometen inversiones que suponen una cantidad elevada de IVA.
  • Cuando las ventas disminuyen considerablemente a causa de una mala cosecha o de una disminución de los precios.

Antes de que ocurran estos dos casos comentados anteriormente, el empresario puede renunciar al REAGP en diciembre del año anterior al ejercicio al que se le quiere aplicar la renuncia. Si se renuncia al REAGP, tendrá que acogerse al régimen general durante tres años como mínimo debiendo presentar una declaración censal. Siguiendo con los datos del ejemplo anterior, a continuación, veremos otro ejemplo. Si el empresario intuye que va a tener unos gastos extras de unos 100.000€, soportando además el 21% de IVA (unos 21.000€), tributar en el régimen especial tendrá un mayor coste de IVA.

Ejemplo 2 con iva

Cabe la posibilidad de renunciar temporalmente. En el ejemplo 1, tributar en el REAGP entre los años 2020 y 2022 supone un mayor coste, una cantidad que asciende a los 7.200€. Lo conveniente sería renunciar a este régimen presentando el modelo 036 en el mes de diciembre de 2019. Dicha renuncia implica una baja de estimación objetiva del IRPF y supone un mayor coste en IRPF.

Por otra parte, debe tenerse en cuenta que existen regularizaciones en el IVA cuando se cambia de régimen. Si pasamos del REAGP al régimen general, el empresario puede deducirse el IVA en los siguientes casos:

  • En productos que el empresario tenga en existencias a fecha de 31 de diciembre.
  • El importe correspondiente a las existencias de mercancías para la venta.

Si pasamos del régimen general al REAGP, el empresario debe satisfacer el IVA a Hacienda en los mismos casos:

Por último, si el empresario adquirió activos valorados en 3.005,06€ dentro del “período de regularización”, la prorrata es del 0% en aquellos años en que sea aplicable el REAGP.

En resumidas cuentas, es mucho más favorable acogerse al Régimen Especial de la Agricultura, Ganadería y Pesca siempre y cuando las ventas superen al IVA. En caso de no ser así, se opta por el régimen general aunque esto debe mantenerse un mínimo de tres años.

Desde DNP Asesores, tu asesoría en Sevilla, Carmona y Sanlúcar, deseamos que os haya servido este post y para cualquier duda, no dudéis en poneros en contacto con nosotros. ¡Hasta el siguiente post!

No Comments

Post A Comment

  Acepto la política de privacidad